Segunda visita a este templo del chocolate en Bera (Navarra). Esta vez los bombones fueron los protagonistas. Y es que Iñigo hace de ellos auténticas obras de arte, que además de agradar a la vista, son un auténtico placer para el paladar. Visita obligada para los más golosos 😉

Si queréis ver la primera visita, fueron unas espectaculares tartas podéis verla aquí