A los Donostiarras nos cuesta movernos, somos tan absurdos que con las distancias que tenemos preferimos ir en un patinete eléctrico que paseando. ¡El ser humano!

Al lio. En el barrio de Aiete se encuentra Mamistegi, donde se come muy bien a un buen precio y en un comedor con mucha personalidad. Si el tiempo acompaña, en su terraza disfrutarás del pack completo. El bus te deja en la puerta, no hay excusas. 

Ellos han contado con mis servicios para generar fotografías para redes sociales y la página web. Es una de las recomendaciones gastronómicas que me gustaría compartir.